Masajes que dan salud a cualquier edad, impactan positivamente en el bienestar físico y emocional del ser humano

¿Sabía que un masaje terapéutico puede ser parte de un tratamiento dirigido a aliviar problemas de circulación, retención de líquidos o hipertensión?
 
Es importante entender que los masajes no son solo para atletas, modelos o artistas. Son buenos para personas de todas las edades y, en el caso de los adultos mayores, particularmente, son sinónimo de salud.
 
Nunca está de más un sobito, una caricia que transmite amor, paz y que alivia la tensión de los músculos. Pero el masaje es mucho más que eso. La terapeuta de masaje Carmen Rivera Batlle explica que al accionar los diversos puntos de presión en el cuerpo, tocar y estirar músculos se reactiva la circulación de la sangre a tejidos que lo necesitan, aumenta el nivel de oxigenación y se promueve el proceso de nutrir las células. Se impactan los sistemas circulatorio y nervioso, principalmente.
 
En un salón a media luz, con paredes en las que hay pintados dos grandes árboles y una camilla cubierta de mantas de colores que dan paz, Carmen atiende a sus pacientes, en esta ocasión a su progenitora, del mismo nombre, quien tiene 83 años. En perfecto silencio y en conexión espiritual, Carmen le da masaje en el cuello, la cabeza y los pies buscando sentir con sus dedos el estado en que están nervios, músculos y tendones.
 
Ese ejercicio, además, baja los niveles de la hormona corticol y del neurotransmisor norepinefrina, que se activan con el estrés. Cuando aumentan los niveles del corticol y de la norepinefrina, el cuerpo reacciona como si estuviera en peligro o bajo ataque y tuviera que defenderse. Se pone en estado de alerta.
 
Eso le pasa factura al cuerpo. El cuerpo concentra la sangre en áreas que necesitaría para defenderse, como oídos y piernas, y disminuye la cantidad de sangre en otras áreas como es el estómago, por lo cual se afecta el proceso de digestión y de eliminación. Asimismo, con estrés se acelera el pulso, aumenta la presión sanguínea y aumenta el nivel de azúcar en la sangre.
 
Todos esos desbalances provocados por el estrés se corrigen a base de masaje. Y quien piense que por estar en el retiro no tiene estrés, se equivoca. La también fundadora de Puerto Rico Massage and Bodywork Institute recuerda que, precisamente por tener más edad, los adultos mayores han acumulado más experiencias buenas y malas, estresantes, de dolor, de miedo, de coraje. Y esas experiencias, si no se manejaron correctamente, se arrastran. Es como si el cuerpo guardara eso en la memoria muscular y nerviosa. Así que el masaje también sirve de vehículo para liberar experiencias pasadas que todavía le pasan factura al cuerpo.
 
Carmen cuenta que ha atendido a adultos mayores que han enfrentado esa “memoria” del cuerpo con masaje. “Esa armadura (que crea el cuerpo para defenderse) se trata con cariño y amor”, agrega.
 
Respecto al beneficio del masaje para atender otras condiciones de salud frecuentes en adultos mayores, la maestra de terapia de masaje puntualiza en las personas con problemas de circulación porque el masaje activa el flujo de la sangre. A personas que sufran de hinchazón o edema en las piernas debido a la diabetes, por ejemplo, el masaje le ayuda a drenar el líquido y bajar la hinchazón. Ese alivio también lo reciben quienes sufren de artritis, dolores musculares e inflamación en las coyunturas.
 
Carmen sostiene que con adultos mayores trabaja mucho los pies. Explica que muchas crecieron en una época donde no estaba bien el contacto físico con otra persona, como ocurre en un masaje. Dar masaje en los pies primero relaja a la persona y es como pedir permiso para trabajar el resto del cuerpo. Además, en los pies están todos los puntos desde los que se trabaja con los órganos.
 
Por otro lado, Carmen destacó que los adultos mayores, igual que los bebés, son bien receptivos y es importante que el terapeuta tenga todos sus sentidos enfocados en el masaje para que la persona se sienta atendida.

No hay comentarios

Sé el primero en comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *