LIBERACIÓN DEL ESTRÉS


El estrés: la principal enfermedad del momento
La sociedad Occidental del siglo XXI, es muy competitiva y ello conlleva que tengamos que adoptar un ritmo frenético para seguir sus dictados.
 
Eso hace que muchas veces los acontecimientos que se nos presentan diariamente, nos sean dificiles de sobrellevar o no sepamos como gestionarlos.
 
Todo ello nos puede llevar a sufrir estrés o enfermar.
 
¿Qué es el estrés y como nos afecta?
El estrés es la capacidad de adaptación que nuestro sistema biológico/quimico-eléctrico-estructural, tiene para adaptarse al medio.
 
 
Si ese nivel de estrés lo sabemos gestionar (nos altera momentáneamente) pero podemos adaptarnos a él y lo llamaremos estrés bueno o eutrés.
 
Si ese nivel de tensión nos sobrepasa y hace que perdamos el control, es considerado perjudicial para el organismo y lo llamaremos distrés.
 
Este tipo de estrés (que le llamaremos malo) es el que nos afecta y hace que nuestro sistema nervioso, hormonal, circulatorio y en general todo el organismo quede descompensado y pueda enfermar.
 
El masaje como herramienta equilibrante para combatir el estrés
El masaje nos puede ayudar a mejorar o combatir los resultados negativos que han causado alteraciones en nuestro cuerpo: como falta de sueño, ansiedad, problemas digestivos, tensión muscular, entre otros.
 
Un tratamiento continuado de masoterapia nos ayudará a equilibrar nuestro organismo y facilitar que nuestros bioritmos mejoren sustancialmente y recuperen el ritmo armónico organico necesario para estar sano y saludable de nuevo.
 
Para ello, procuraremos ponernos en manos de un terapeuta manual experto y seguir las pautas que nos marque en cuanto a consejos, pautas a seguir y tiempos de realización.
 
El masaje que deberá realizarnos consistirá en, la aplicación de maniobras suaves, sin presión y con lentitud de forma que, mediante un ritmo lento y pausado nuestro organismo vaya recibiendo la información necesaria para calmarse y armonizarse.
 
Las maniobras ideales por excelencia para este tipo de técnica son pases neurosedantes, frotaciones suaves, fricciones superficiales, amasamientos digitales y en general manipulaciones que nos ayuden a recobrar el equilibrio y calma.
 
La mejor hora para procurarnos este tipo de técnicas es antes de acostarnos ya que propiciará que podamos descansar mejor y más profundamente. El tiempo de realización es aconsejable que no sea inferior a 30 minutos ya que no generaría el efecto deseado, ni superior a 90, por que dejaríamos al organismo demasiado sedado.
 
Una de las propiedades del masaje relajante será que nos ayudará a que nuestra sueño sea reparador.
 
Y facilitará que nuestras células se regeneren correctamente, ya que podremos entrar en la fase profunda de relajación cerebral y nos levantaremos más descansados por la mañana y con mayor ánimo. Esto hará que nuestro cuerpo entre en una rueda de regeneración y salud muy positiva para nuestro organismo.
 
Nuestro sistema fisiológico estará menos tenso y nuestros músculos estarán más flexibles y elásticos.
 
Nos sentiremos más fortalecidos y animados para emprender el día y con ello cualquier alteración o cambio de ritmo lo recibiremos mejor y más armonicamente.
Volver